Derechos y obligaciones del enfermo

Derecho a tomar decisiones sobre tratamientos médicos 

La capapacidad de los pacientes para tomar decisiones relacionadas con su enfermedad es un derecho reconocido por la legislación española y europea. Esta capacidad se expresa mjor si se ha producido previamente una información verídica sobre la enfermedad, el pronóstico y las posibilidades terapéuticas. Para incorporar, siempre que sea posible, las preferencias de los pacientes en el plan de actuación terapéutica y teniendo en cuenta os conocimientos científicos, la legislación vigente y el código ético de la institución, al personal sanitario que le trate le será necesario saber cuáles son estas preferencias, que se pueden plasmar en un documento (Documento de Directrices Anticipadas) o bien delegar esta potestad de decidir en una tercera persona de su confianza.

- Quién decide su tratamiento? 
Sus médicos le darán información y le ofrecerán consejo sobre el tratamiento. Usted tiene el derecho de decidir. Puede aceptar lo que le proponen; pero puede decir que 'no' a cualquier tratamiento que no desee, aunque este tratamiento pudiese prolongar su vida.

- ¿Cómo puede saber qué es lo que quiere?
El médico le informará de su situación y de la utilidad de los riesgos de las opciones, en ocasiones diversas, que le presenta; pero no decidirá por usted si no se lo pide. El deberá tener en cuenta las decisiones y preferencias que usted manifieste.

- ¿Y si está demasiado enfermo para decidir?
Si no es posible que usted tome decisiones sobre su tratamiento, su médico pedirá a su familia o a sus amigos más íntimos que le ayuden a decidir lo mejor para usted. En estos casos, resulta muy oportuno saber cuáles son sus preferencias y sus rechachos y, por tanto, puede ser muy útil que usted los haya expresado previamente. Para eso, hay la posibilidad de confeccionar documentos de instrucciones anticipadas (o de directrices previas, o testamentos vitales, como también se les llama), en los cuales, además, puede decidir quíén quiere que hable por usted. Sólo necesita escribirlo y comunicarlo al médico y al personal. 
Debe tener en cuenta que no hay ninguna obligación de cumplimentar este documento. Puede hablar con sus médicos y pedirles que escriban en la historia clínica lo que usted les diga. También puede hablar con su familia. Pero todos entenderán más claramente sus deseos sobre tratamientos médicos si los deja por escrito, y ello ayudará a que se cumplan. 

- ¿A quién necesita para cumplimentar este documento?
Usted mismo puede hacerlo y no necesita a nadie más. A pesar de ello, puede pedir a algún testigo que avale que realmente ésta es su voluntad libre y lúcida. Cualquier documento que usted haga se tendrá en cuenta para decidr, incluso cuando se trate de su voluntad expresada oralmente. Puede renovar el documento periódicamente, completarlo, o cambiarlo. Sobre todo se lo aconsejamos si conoce o prevé alguna circunstancia nueva en concreto que sea necesario especificar.

- ¿A quién puede nombrar para que tome decisiones sobre tratamientos médicos cuando usted no pueda hacerlo?
La mejor manera de adaptar su voluntad a las múltiples circunstancias posibles es que nombre un representante en el cual confíe, sea pariente o amigo, para que ayude a los profesionales a tomar las decisiones por si un día no lo pudiera hacer usted mismo.

- ¿Cómo sabe esta persona lo que usted querría? 
Hable con la persona o personas que le representen sobre sus decisiones o preferencias. También puede indicar por escrito en el modelo que le proporciona esta web en qué casos querría recibir o no recibir tratamiento médico. Hable con su médico de sus decisiones y entréguele una copia de la hoja. Dele otra copia a la persona que haya nombrado su representante y lleve otra copia encima cuando ingrese en un hospital o en otro centro asistencial. Algunas decisiones sobre tratamientos médicos son difíciles de tomar, y el hecho de conocer su voluntad puede ayudar mucho a su familia y a sus médicos.

- ¿Y si cambia de opinión?
Puede cambiar o revocar sus directrices anticipadas en cualquier momento.

- ¿Recibirá tratamiento aunque no haya cumplimentado este documento?
Por supuesto que sí. Sólo queremos que sepa que, si usted se pone demasiado enfermo para tomar decisiones, alguna persona deberá decidir por usted.

- ¿Cómo puede conseguir más información sobre las directrices anticipadas?
Pídala a su médico o a su enfermera y le facilitarám toda la información necesaria. Asimismo, si lo desea, puede hacer las consultas que crea oportunas a alguno de los miembros de la Comisión de Ética Asistencial del Hospital de Barcelona.